Desde el año 2000 la industria alimentaria nos ha hecho creer que los edulcorantes bajos en calorias podrian ser la solución para los problemas de Diabetes y Sobrepeso; bajo esa falsa percepción, vemos personas tomando 4 sobres de estos productos para endulzar una taza de café. Recordemos que 1 grm de edulcorantes es 200 veces mas dulce que 1 grm de azúcar normal; de esa manera, nunca lograremos que los pacientes” eduquen” su paladar ya que buscaran en otros productos la misma sensacion intensamente dulce provocado por el edulcorante.

 

 

Hoy en dia los últimos estudios demuestran que no solo persiste la avidez por lo dulce, sino tambien han demostrando que si pueden llegar a causar un daño similar al consumo de azucar en altas cantidades de esa forma es como el cuerpo almacena energia (en forma de grasa) y es muy dificil  disponer de ella.

“Observamos que la sustitución de estos azucares por edulcorantes no caloricos provoca cambios negativos en el metabolismo de la grasa y la energia” escribe Brian Hoffman PhD, profesor asistente en el departamento de ingeniería biomédica en el Colegio Médico de Wisconsin y la Universidad de Marquette. “En  nuestros estudios, tanto el azucar como los edulcorantes artificiales parecen provocar efectos negativos relacionados con la obesidad y la diabetes, aunque a traves de mecanismos muy diferentes entre si, continua Hoffman. Encontrando que las subtancia Acesulfamo de potasio contenido en estos edulcorantes no se metabolizan rápidamente como se llego a creer anteriormente si no que se acumulan prolongando su daño en los vasos sanguineos.

Por lo tanto cambiar de habitos  como hacer ejercicio y comer sanamente incluye retirar estos sustitutos de azúcar de nuestra dieta, y quiza consumir en pocas cantidades los azucares menos procesados de vez en cuando; estos nos podría ayudar a lograr el objetivo de reducir peso sanamente.